domingo, 16 de marzo de 2014

MORIR EN SAN LUIS (no es tan dificil)

MORIR EN SAN LUIS ……..(no es tan difícil) A vos, Querida Carla

Hay una anécdota que suelo contar porque me conmovió mucho. A poco tiempo de estar aquí (hace 8 años que me mude) yo tenía un pequeño restaurante en Piedra Blanca arriba y por supuesto relación con los hombres y mujeres que trabajaban en el Plan de los Rodríguez Saa limpiando y cuidando la reserva natural, cuya belleza nos rodeaba y pude disfrutar día a día.
Una de esas mujeres (de unos 30 años) venía a diariamente a buscar agua para el mate y solíamos conversar bastante. Una tarde me dice: “Tengo un cansancio!” y yo le respondo “bueno, ahora te vas a tu casa, te tomas unos matecitos y descansas”, para mi asombro responde,  “sucede que hay un acto y no quiero fallarle a papá Alberto”.
¿Puedo explicar  mi conmoción?. Una mezcla de sentimientos,… ternura infinita,  angustia muy grande, y la certeza comprobada cientos de veces, de  cómo manipulan la necesidad y el agradecimiento de los pobres. En realidad lo sienten así, con ese afecto (ayer por Adolfo, luego por Alberto, hoy no sé si tanto por Claudio Poggi). Sucede que los feudales gobiernan hace 30 años…yo diría que mucho más, por lo que los NIC (nacidos y criados) no conocen otra cosa y ante las rutas construidas, algunos barrios (que de verdad se hicieron) y el plan donde se les paga en negro, aman a sus gobernantes, con esa sumisión propia de quienes tienen la cabeza atravesada por la ideología del patrón: -Si no fuera por ellos no tendríamos nada..- piensan
En las últimas elecciones se consiguió que Enrique Ponce (un militante K) abogado, ocupado en derechos humanos, hermano de una desaparecida, accediera al puesto de Intendente. Algo sinceramente impensado  por lo cual militamos mucho. Pero eso es San Luis Capital, y San Luis es mucho más grande que eso, sin contar que los gobernantes le hacen la vida imposible a Enrique,  poniendo palos en la rueda de continuo.
Leo en el muro de Carla Cerquetella, una querida amiga que se vino como yo de Moreno (Buenos Aires) una profunda indignación por la falta de atención en la salud y en la educación. Los docentes aquí no son escuchados y,,, no se olvida que hace algunos años fueron molidos a palos en un paro y movilización.
Con respecto a la salud, tengo un testimonio directo de mi propia vida que literalmente me la salvaron en la provincia de Córdoba. El hospital carece de todo, cuando digo de todo me refiero también a los médicos. Tenemos una clínica que causa espanto, donde mayormente se atienden los jubilados pero aquí NO siempre Pami escucha, y no se permite que entre ninguna otra clínica, ni adhieran médicos queridos y respetados por su calidad profesional y humana.
Que hacemos si nos agarra un ataque al corazón por ejemplo? Hay quienes viven aquí, y disfrutan del lugar pero la salud la ponen en manos de médicos y hospitales cordobeses o mendocinos. Los demás palo y a la bolsa. Nuestro gobierno nacional se ha ocupado mucho del tema sanitario, pero, en esta provincia que ES OTRO PAIS, el gobernador Poggi promueve la salud privada y ninguno de nosotros ignora que es un títere de los hermanitos, y de la senadora proveniente del opus dei.
Se han hecho muchas marchas pidiendo por el hospital, se nos responde que ahora se va a construir uno nuevo (¿???) en vez de mejorar el que esta. Sin embargo no somos tantos los que concurrimos a las marchas, Merlo se ha poblado muchísimo últimamente, pero una gran porción de los porteños que vinieron a radicarse como comerciantes son unos tilingos macristas que junto a los Saa, alimentan en el resto de la población un profundo odio hacia Cristina: contra todo eso debemos luchar.
En oportunidades vemos por la tele o en medios gráficos la miseria en que viven muchos hermanos de otros países, sin embargo en algunos lugares de este nuestro país, hay quienes padecen y yo creo, que debemos sentirlo como propio. Como era eso que decía Martí de sentir en la cara la bofetada que se le da a otro? Yo siento esa bofetada Carla, y sé que vos también, y que millones igual. Esa es la única esperanza, la única, y militar, militar por la vida que es la mejor de las militancias.



No hay comentarios: